Otra

Siempre he oído decir que es de admirar quien se crece ante la adversidad. Que el dolor, los obstáculos, nos hacen mejorar y fortalecernos. Creo que no es del todo cierto. No me echéis a los leones. Creo, y lo creo de verdad, que es la felicidad y la plenitud la que nos enseña más cosas. Que la serenidad, la ilusión, el equilibrio, nos otorgan el balance y la base que necesitamos para amortizar el aprendizaje. Las emociones grandes, inmensas, inabarcables, nos ciegan en cierta manera, nos enfocan tanto en ellas, que nos hacen olvidarnos de que hay algo más allá de donde nos encontramos. El dolor, el sufrimiento, los baches, tienen un poco de eso, de desmesura. Pero la felicidad sencilla, la de andar por casa, esa es otra cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s