No te echaré de menos en septiembre

Este frío al volver a casa, como un viejo conocido al que no sabías que echabas de menos hasta que lo vuelves a ver. Todos los tonos de rosa con los que me recibe el cielo por la mañana, abierto sin mesura, de par en par, solo para mi. La Luz a raudales por las esquinas, esta luz distinta, que solo vaticina comienzos y que encierra todos los secretos que ha dejado a su paso el verano. Esta luz que te hace querer empezar cosas. El orden. Leer primero a La Luz del atardecer y después a La Luz de la bombilla. La manta a los pies de la cama. Las cenas con cazadora en la terraza. La helada. Septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s