Las sorpresas

Empezó como empiezan las cosas que no tienen mucho sentido: sin preguntar. Y se quedó. Se quedó cambiando un poco mi forma de pensar y de ver el mundo, haciendo evolucionar mi perspectiva y que me diera cuenta de dónde quiero llegar. A día de hoy soy firme defensora de la teoría de que -a pesar de la importancia de la materia prima- somos el resultado de las decisiones que tomamos, las personas que conocemos y los sitios que visitamos. Y que el rumbo y el cariz que toman nuestros pasos, decide en cierto modo dónde vamos a terminar, o dónde no vamos a terminar; al fin y al cabo este viaje en el que estamos no tiene por qué tener más sentido que el placer de vivirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s