Los domingos son para el verano (IV)

Salgo del agua a coger aire y tengo que reconocer que echaba de menos esto. Los últimos dos años había renunciado a pasarme por aquí y no me había dado cuenta de lo que eso había supuesto para mi salud mental. 

Explorar nuevos territorios es una de las cosas más gratificantes que he hecho con mi tiempo, pero es verdad que a veces no hace falta irse tan lejos. A pesar de mi miedo irracional a lo que se oculta debajo de la superficie, estar cubierta de agua en el centro de la pequeña bahía resulta reconfortante. 

Cojo una gran bocanada de aire y vuelvo a meter la cabeza bajo el agua. Mi mente se queda en blanco.
Sé que más arriba me espera un cielo despejado y las montañas que rodean la zona. Y la casa amarilla del acantilado que llevo años planeando comprar. Quizás debiera dejar de darle vueltas y apropiármela de una vez. Tal vez si tuviera dinero… La pintaría de blanco y la reformaría de arriba abajo pero sin cambiar nada. 

Vuelvo a salir del agua y la resignación se vuelve a apoderar de mí. Se me pasa por la cabeza la idea de sugerirte comprar esa casa a medias. Me río de mi propia estupidez y Fernando me mira divertido. Yo me encojo de hombros, ya sabe cómo soy.

Me ayuda a subir de nuevo al barco y volvemos al puerto. 

Hace años solíamos pasarnos la tarde sentados en el barco, comiendo pipas y esperando a que cayera el sol para ver anochecer desde la bahía. Más tarde cambiamos las pipas por los gin tonics, pero no cambiamos esa costumbre. Últimamente parece que hemos crecido en direcciones opuestas y tenemos menos cosas que contarnos, los silencios son menos ligeros y más incómodos, ya no es tan fácil huir como antes de las preocupaciones. Ahora te alcanzan también en el mar. 

Especialmente a Fernando, que a pesar de su carácter ufano no puede ocultar que la crisis también ha hecho mella en su modo de vida. Me pregunto si se arrepiente de haber dejado la universidad. Le sonrío a medias mientras bajo del barco, me guiña un ojo y se vuelve; aún le queda trabajo.

Yo me siento en el embarcadero y te oigo llegar a mi espalda. A estas alturas ya sé reconocer tus pasos lentos y comedidos, temes despertar a la bestia. Te sientas a mi lado sin decir nada y sonrío. Entre nosotros despliegas la pipa de la paz: vino blanco y percebes que –estoy segura- has quitado a tu abuelo en un despiste. Miro tus pies descalzos que cuelgan sobre el mar.
 – “Estás moreno”.- digo, y escucho tu respiración pausada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s