Todos los días 

Si algo he aprendido de ti, es que las cosas saben mejor si se comparten. Que un éxito no lo es tanto si no se celebra con alguien, y que un fracaso lo es menos si se reparte el peso entre varios. Toda la vida me has oído decir que las personas vienen a cumplir un papel en nuestro camino, y parece que el tuyo es el de la perpetuidad, uno muy protagonista.

Si tuviera que definirte en una palabra, probablemente diría que eres libre. Siempre lo has sido, a pesar de los condicionantes que te han venido impuestos desde fuera. Y esa libertad para ver por encima de las cosas a pesar de tu estatura, para decidir entregarte a la aventura sin freno, es una de las cosas que más admiro de ti.

No hay un lugar de Santander en que no tenga un recuerdo contigo -muchos de ellos silenciosos a pesar de tu facilidad de palabra- ni una parte de mi camino que no haya compartido contigo. Has sabido como hacer para entenderme y te he visto celebrar conmigo avances como si hubieran sido tuyos -muchas veces lo son-. La confianza, la lealtad, se construyen, y subsisten a las piedras del camino. Un buen puñado de años.

Esta entrada lleva demasiado tiempo siendo un borrador y tu demasiado tiempo orbitando conmigo. Y lo que hemos llorado… -en el río de la pila, en un bordillo en una verbena una noche de fuegos, en la catedral con mala iluminación, en la cala; nos gusta la variedad-. Y lo que nos hemos reído; sobretodo lo que nos hemos reído.

Puede que sea verdad que este va a ser nuestro año, puede que empecemos a aparcar a la primera en el rio a las 9 de la noche, que en los bares que nos hacen sentir en casa siempre haya mesa libre y que cuando lleguemos a la segunda este verano no tengamos a nadie alrededor interrumpiendo las siestas. Tal vez sea el año en que de verdad decidimos hacer algo con nuestra puesta en forma, puede que nos acerquemos un poco más a la independencia. Quizás se alineen los astros y luzca el sol cuando paseemos el sardinero, y dejemos de andar bajo la lluvia. Puede La Tasca empiece a repartir a domicilio y que elijamos las películas a la primera. Puede que terminemos de tachar los puntos de nuestra Bucket List.


O puede que sigamos como siempre y las tragedias se sucedan, pero que le vamos a hacer si disfrutamos con el drama. Sea como sea, será bueno si es compartido alrededor de la cerveza o un buen vino. En cualquier caso, vamos a seguir disfrutando de las cosas como nos gusta, con la moderación que de vez en cuando imprimo sin querer y las ganas que tu me has inculcado. Creciendo en paralelo. Sin pasar en casa más tiempo del imprescindible, poniéndonos morenas sin tomar el sol, asumiendo que ya somos ¨las de siempre¨en casi todas partes. Y que venga el mal por donde quiera.

https://youtu.be/Tm88QAI8I5A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s