Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible.

De un tiempo a esta parte la ilusión por hacer planes no es tan intensa. La rutina se ha puesto en marcha y no parece que se vaya a detener. He oído más de una vez que hay cosas que dan pereza. Pereza. No hay nada que me guste de esa palabra.

No tenemos EDAD para tener pereza. No tenemos edad para que no nos apetezca conquistar el mundo si nos lo proponemos, pasar el menor tiempo posible durmiendo y cambiar de plan todos los días.

No tienen que ser planes importantes, solo planes que despierten nuestras ganas. Ir a todos los estrenos de cine que podamos por mucho que sigan subiendo el precio a las entradas, hacer una ruta montañera, plantarnos un sábado a comer en Burgos, e incluso quedarnos en casa viendo series en el sofá, porque nos apetezca.

Vamos a desterrar la pereza que aún me quedan un millón de cosas por contarte, a mis piernas les quedan kilómetros por recorrer y mis ojos hay mil paisajes que todavía no han visto.

Vamos a volvernos locos y a comprar vuelos para el sitio más barato, para el sitio más cercano, apuntarnos a clases de baile y montar espectáculos gratuitos los viernes por la noche.

Me han dicho que hay una ermita en Cantabria que aún no conocemos, hace siglos que no vamos a los tojos a comer cocido. Llevamos tres dias de sur continuo -buen tiempo y excusa para hacer locuras- y aún no te he visto salir a tomar el aire.

La pereza es la enemiga del conocimiento. Abre un libro, abre dos, devoralos de una sentada. No tienen que ser cosas grandes. A veces las mejores ideas son las que parecen más insignificantes. Prueba cosas nuevas. Sal diciendo que “la última y a casa” y acaba volviendo con él sol.

Que no te de pereza salir de casa porque todos sabemos que después no vas a querer volver a entrar. Duerme lo justo para aguantar el ritmo. Destierra la pereza. Hay que saber espabilar incluso después de un día entero estudiando en casa. Incluso después de que él sofá te haya atrapado toda la tarde.

La pereza es mala consejera. Desconfía de cualquiera que te haga perder el tiempo. Vive, que estos años no vuelven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s