Walk upon the river like it’s easier than land

La bolsa de viaje. Las gafas de sol para el coche. Parar a repostar en Puente San Miguel. Revistas y dulces para el camino. Biodramina para pasar el desfiladero de la Hermida. Aire fresco. Echar de menos el bañador al pasar por las Termas. Los reflejos del sol en el pelo. Viejas glorias sonando en la radio. Llegar y respirar naturaleza. Cambiarse y a la calle. Un par de cervezas en el jardín encantado. Romerías modernas. Un dj cubano y una sudadera cuando cae la noche. Salir en planos. Bailar en planos. Dolor en los gemelos. La desvergüenza de estar rodeado de desconocidos. Una pizza de emergencia. Y otra vez a bailar.


El paseo por el río a las cinco de la mañana. Bares clandestinos donde las normas no valen. La semana que pesa. Cerrar con el sol y volver a casa con los madrugadores. Que no te despierte ni un ruido. Amanecer por la tarde. Croissants y conversaciones en la cocina. Reencuentros con nosotros mismos. Café que sabe a lo conocido. Mejores amigos. Fin de semana.


Pinchos a la hora de merendar. Pelea a muerte con el cansancio. Vuelta al coche – cama. Cantar por tallest man on earth. Que la niebla se convierta en lluvia. Llegar a casa a punto de desfallecer. Casa vacía. Domingo de estudio. Domingo de estudio y festival de Jazz en la calle del sol.

Mar y montaña. Lluvia y sol. Música y letras. Así es Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s