Verano

Prefiero el calor del norte. Ese que te sorprende y te deja sin palabras, un viento sur que aparece cuando llevas puestos vaqueros y botas y que te hace volverte espontáneo e improvisar un plan de faro con el grupo más ecléctico de gente. El que te quita las ganas de estudiar y las ganas de estar en casa, porque no te concentras y alargas los planes al aire libre lo máximo posible. Días en que tomarse una cerveza en una terraza con amigos, o ver atardecer en Liencres, esos días en que no te preguntas nada acerca del futuro, porque el presente es demasiado grandioso. Santander es esa ciudad en la que ir con paraguas a la playa sí, pero también en la que llevar un bañador en el coche, haga el día que haga, sólo por sí acaso. Por sí acaso despeja, por sí acaso me apetece sentarme en la arnia con unas cocacolas, por sí me dan las 3 de la mañana en cañadio. Y siempre en la mejor compañía.

Puerto Chico. Santander. Cantabria.

Puerto Chico. Santander. Cantabria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s